Digitalización de las Instituciones de Educación Superior

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas. Email: [email protected]

La educación superior deberá desenvolverse en un ámbito que se ha denominado “la sociedad del conocimiento”, considerada como una evolución de la “sociedad de la información” y en la que el conocimiento es la fuente principal de producción, riqueza y poder. El término fue utilizado por primera vez por el filósofo de la gestión empresarial Peter Drucker, cuyas ideas fueron decisivas en la creación de la corporación moderna, y quien previamente había acuñado el término «trabajador del conocimiento».

Para la UNESCO «el concepto pluralista de sociedades del conocimiento va más allá de la sociedad de la información ya que apunta a transformaciones sociales, culturales y económicas en apoyo al desarrollo sustentable. Los pilares de las sociedades del conocimiento son el acceso a la información para todos, la libertad de expresión y la diversidad lingüística».

El modelo educativo viene evolucionando, impulsado por los avances tecnológicos de las TIC´s, lo cual implica que las técnicas docentes deben cambiar para desarrollar un proceso de transformación hacia la educación virtual. Las principales diferencias entre el modelo educativo tradicional y el emergente son las siguientes:

Modelo Tradicional

1) El objetivo consiste en impartir conocimientos a personas que los necesitan para vivir en sociedad exitosamente.

2) Los educadores, trans-miten esos conocimientos los educandos.

3) Los educadores son los poseedores del conoci-miento y se lo proporcionan a los educandos.

4) Los educandos reciben esos conocimientos en universidades y locales especialmente destinados para ese fin.

5) Los educandos comple-mentan los conocimientos adquiridos en esos locales acudiendo a bibliotecas donde se encuentran almacenados libros y documentos. que contienen conocimientos adicionales.

6) Al final del proceso, los educadores requieren com-probar los conocimientos adquiridos, para ver si los adquirieron adecuadamente y a qué nivel.

Modelo Emergente

1) El objetivo es dotar de conocimientos a quienes los necesitan para vivir en sociedad exitosamente.
2) Los educadores proveen un conjunto de condiciones, instrumentos y metodologías para facilitarles a los educandos la tarea de adquirir los conocimientos que necesitan.
3) El conocimiento también se puede adquirir a través de otras fuentes, otros educa-dores y otros educandos.
4) Los educandos se comu-nican con los educadores y con otros educandos para intercambiar y compartir conocimientos y construir los propios, en diferentes lugares y tiempos.
5) Los educandos comple-mentan esos conocimientos con otros almacenados en una red de centros de información o de bibliotecas distribuida en todo el mundo y comunicándose con otros educandos y educadores situados en diferentes partes del mundo.
6) Al final del proceso, los educadores, junto con los educandos, evalúan los conocimientos adquiridos

Con la aplicación de las nuevas tecnologías en el ámbito educativo y especialmente con la propagación del acceso a Internet, las posibilidades que ofrece la Educación a Distancia han aumentado sustancialmente, llegando hasta el punto de que en los países desarrollados la mayoría de instituciones de educación superior aplican las ventajas que ofrece la educación a distancia en su oferta formativa regular (uso de plataformas virtuales, bibliotecas virtuales, recursos digitales, pruebas de nivel on-line, etc.), aunque se continua impartiendo docencia a nivel presencial, por lo que en estos casos se debe hablar de educación semipresencial , formación dual o blended-learning, un modelo que combina tanto la formación a distancia con la formación presencial. En el informe de Research Report Wordl, se indica que el mercado mundial de la educación a distancia aumentará a un ritmo considerable entre 2020 y 2025.

A partir del 2020, el mercado creció a un ritmo constante y con la creciente adopción de estrategias por parte de los actores claves, se espera que el mercado aumente sobre el horizonte proyectado. Inicialmente la Educación Virtual (EV) cobró fuerza en la educación no formal, luego fueron incorporándose, tímidamente, algunas instituciones de educación superior.

Debido a la pandemia generada por el COVID-19, aprendimos la importancia y necesidad de la educación virtual para atender eventualidades que no se pueden resolver con la educación presencial. El confinamiento y el distanciamiento social, fueron los impulsores de la adopción de la educación virtual por muchas Instituciones de Educación Superior(IES).

En la actualidad numerosas Instituciones de Educación Superior están inmersas, en mayor o menor medida, en un proceso de transformación digital debido a la heterogeneidad de los estudiantes, la creciente internacionalización o la necesidad de una enseñanza a distancia. Para muchas IES este proceso es fundamental para apoyar su sostenibilidad y no se reduce solo a la implantación de nuevas tecnologías; la estrategia de un centro, su misión y su visión son también aspectos fundamentales para conseguir un cambio real. Además, es necesario apoyarse en la investigación y en la calidad del modelo educativo, entre otros pilares.

Cuando se pretende desarrollar y materializar los planes de implantar la educación virtual surgen problemas que es necesario prever para alcanzar una gestión exitosa. En primer lugar, la planificación debe ser inclusiva y desarrollarse bajo los preceptos de la planificación estratégica participativa. Uno de los errores más frecuentes en este proceso es el de pretender impartir los conocimientos con las mismas técnicas y estrategias de la educación presencial.

Una de las primeras actividades que se deben considerar en el proceso de virtualizar la educación es la de informar a los docentes en la educación virtual. Esta actividad es una de las más importantes y complejas del proceso, debido a que la resistencia al cambio de algunos docentes, que se niegan a salir de su umbral de comodidad, dificultará el proceso, hasta el punto de poner en riesgo su viabilidad.

Por lo general cuando se enfrentan nuevos retos se debe conocer la dirección correcta hacia la cual se enfocarán las decisiones, el problema surge cuando tratamos de operacionalizar esas decisiones para construir el plan de acción, dado que en la mayoría de los casos existen varias opciones y no siempre se selecciona la correcta.

Aún seleccionando la opción correcta no se está exento de incurrir en costosos errores, es por ello que hacemos estas recomenda-ciones para orientar la configuración correcta del plan de acciones que conduzca a la implantación exitosa de la Educación Virtual

  1. Definir el propio modelo de la IES

Convertir la IES en una institución que se organiza, interacciona, actúa y piensa desde una lógica digital. En este sentido, son recomen-dables acciones como, por ejemplo, el desarrollo y puesta en marcha de un proyecto para la migración a la nube del centro de procesamiento de datos de la universidad, o la virtualización de los exámenes, así como adaptar la gestión administrativa y comunicacional a las nuevas tecnologías

2.Impulsar mecanismos que aseguren la calidad del modelo educativo

La calidad de la gestión debe tener presente, al menos, los siguientes elementos: a) satisfacción de usuarios, b) excelencia del sistema, c) efectividad del proceso, d) resultados académicos positivos y e) buen impacto social. Cuando se evalúa un sistema educativo, la medida última de su calidad es el aprendizaje logrado por quienes utilizan sus recursos; la evaluación del sistema como tal y de su infraestructura y recursos se realiza con el fin de inferir la capacidad del sistema para producir aprendizajes significativos con el objetivo de la mejora de la calidad de la vida de quienes aprenden.

3. Investigar y trabajar en red

El desarrollo de investigación aplicada e innovación en aprendizaje en línea o eLearning resulta clave para poder hacer frente a los retos educativos actuales y de futuro. Algunos de los recursos fruto de esta investigación son herramientas tecnológicas para la detección del plagio, reconocimiento facial en las pruebas síncronas, realización de algunas actividades en vídeo o la aplicación de herramientas de portafolios en la evaluación continua. También existe una gran cantidad de recursos educativos que son importantes para apoyar la impartición de conocimientos.

4. Construir alianzas estratégicas

Conseguir alianzas supranacionales que cuenten con la participación de gobiernos, universidades, agencias de calidad, agentes sociales y otras partes interesadas de la formación superior resulta imprescindible para que este conocimiento se transforme en cambios sistémicos.

5. Apoyo de la Dirección de la IES

Es indispensable contar con el apoyo de la máxima dirección de la Institución, a la cual se debe mantener informada en forma permanente. La incorporación de la educación virtual a Instituciones Educativas tiene muchas ventajas que justifican plenamente su adopción, no obstante no está exenta de controversias que pueden obstaculizar su implantación exitosa, por ello es necesario asegurarse el apoyo de la alta dirección de la Institución antes de emprender el proceso que involucrará a toda la organización y que generará cambios importantes.

6. Identificar los cambios estructurales

En la concepción y ejecución del Plan de Acción se generarán cambios estructurales en la organización, que serán necesarios para atender los nuevos procesos que se derivan de incorporar la educación virtual.

7. Actualizar contenidos

Es necesario revisar los pensa de estudios y actualizar los programas educacionales, así como los contenidos de cada asignatura. En este punto es necesario tener presente que en la educación virtual es necesario que los tiempos de lectura deben ser más laxos, se requiere al menos el doble del tiempo que se utiliza en la educación presencial. A la par del desarrollo de los contenidos se define el Plan de Evaluaciones, donde la retroalimentación oportuna es de gran importancia.

8. Internacionalizar los contenidos

La educación virtual elimina las barreras geográficas que existen en la educación presencial para incorporar alumnos y docentes. Por esta razón los contenidos deben obedecer a concepciones internacionales.

9. Vigilar la calidad de los contenidos

La calidad de los contenidos y de sus docentes define la calidad de la IE, por ello deben ser revisados escrupulosamente. Cuando los objetivos centrales de una IES son distintos a los de estimular el crecimiento y el aprendizaje de sus estudiantes, la calidad pasa a segundo plano. Por ejemplo, en escuelas privadas interesadas en atraer a los hijos de las clases altas para que convivan con chicos del mismo estrato social, la calidad de los contenidos y de los maestros suele resultarle a los dueños y gerentes del establecimiento mucho menos importante que la suntuosidad de las instalaciones deportivas.

10. Imagen de la Institución

En la educación virtual, la importancia de las instituciones educativas no se miden por la magnitud y suntuosidad del campus universitario, sino por la diversidad y calidad de la oferta educativa, de sus docentes y de los reconocimientos internacionales.

11. Detección de las Necesidades Educacionales

La moderna configuración de los modelos organizacionales de las Instituciones Educativas exige que haya un área de investigación dedicada a detectar las necesidades educativas empresariales y gubernamentales, así como de la sociedad en general y dicha investigación no debe circunscribirse a un área restringida, en virtud que la educación virtual no está limitada por fronteras geográficas. La detección de dichas necesidades educacionales posibilitará la incorporación de nuevas asignaturas a la malla curricular o incluso de nuevas titulaciones.

 12. Selección de la LMS:

Otro de los pasos cruciales lo constituye le selección de la LMS (Learning Management Software) el cual es un sistema de gestión de aprendizaje, que simula el campus y el aula virtual, permitiendo la interacción vertical (Profesores → alumnos) y horizontal (entre alumnos). Esta plataforma tecnológica contiene una gran cantidad de aplicaciones que facilita la gestión docente y administrativa, así como su supervisión en línea. Los errores en la selección de la LMS son de consecuencias graves.

13. Diseño del Campus Virtual:

El diseño y la ambientación del campus y del aula virtual son importantes porque constituyen el espacio de trabajo donde concurren profesores y alumnos y refleja la imagen de la Institución, debe ser amigable, no estar recargado, con colores claros y ser de fácil lectura. Uno de los aspectos más importantes que se debe considerar en su diseño es que las que las instrucciones sean breves y precisas, tratando de cubrir la mayoría de las dudas que se les puedan presentar a los usuarios. En esta actividad se está trabajando actualmente y varios aspectos de los mencionados ya están desarrollados y en revisión

14. Revisión y análisis de la malla curricular:

Se requiere una clara correspondencia, entre el aspecto disciplinar y pedagógico de la carrera con la malla curricular que se entrega a los estudiantes, la cual debe plantear el saber, el saber ser y el saber hacer, complementados a través de los objetivos particulares de la formación profesional que se pretende y contextualizados según leyes vigentes, que evidencian el desarrollo educativo previsto constitucionalmente. De manera transversal, muestra el desarrollo de las habilidades y actitudes, que se ven plasmadas en las bases curriculares y las cuales deben potenciar en los estudiantes las competencias necesarias para su desarrollo integral. El análisis de la malla curricular tiene como premisas adicionales los avances tecnológicos y las necesidades emergentes del campo laboral y como resultado posibles modificaciones de las prelaciones, así como la sustitución, eliminación o incorporación de asignaturas.

15. Revisión de los programas de estudio.

El análisis de cada uno de los programas de estudio de cada asignatura, tiene la finalidad de alinearlos con los objetivos de la institución y las necesidades del campo laboral, bajo las mismas premisas del análisis de la malla curricular. Como resultado se eliminarán contenidos inocuos, desactualizados o contraproducentes, para sustituirlos por otros más actualizados o de mayor calidad, acordes con lo estipulado en el diseño de la malla curricular.

 16. Revisión de los contenidos de cada asignatura:

Además de la revisión de cada uno de los programas de estudio, es necesario conocer cómo están plasmados en los contenidos que se imparten. La revisión pretende asegurar la correspondencia entre los programas de estudios y lo que realmente se imparte, cuidando que su redacción esté acorde con el uso correcto del idioma, que no hayan expresiones regionalistas o excesivo uso de coloquialismos, que no hayan errores conceptuales y que estén incorporado conocimientos e imágenes de vanguardia.

17. Diseño e Implantación del Modelo de Gestión:

La implantación de la Educación Virtual genera cambios importantes en los procesos operativos (docentes, administrativos y de mercadotecnia), los cuales a su vez repercutirán en la estructura organizacional. Los cambios más importantes se producen en la gestión de matriculación, al requerir incorporar a estudiantes de diferentes países. Las comunicaciones internas y externas, la imagen de la Institución, su promoción, el mercadeo, la coordinación académica, así como la supervisión de la gestión docente y administrativa, son las principales áreas de gestión que experimentarán cambios en su estructura organizativa. Un aspecto de gran importancia es la creación o fortalecimiento del área de marketing digital.

18. Evaluación y Seguimiento de la Gestión:

La calidad de la gestión educativa es una actividad que pretende fortalecer el desempeño de los planteles e instituciones educativos mediante la aplicación de técnicas, instrumentos de seguimiento y control. Se trata de una suerte de gestión educativa, en la que se intenta pensar el proceso educativo como un todo sistémico y organizado. El diseño e implantación del plan de acciones y del sistema de indicadores de control de gestión, se debe efectuar bajo los mismos preceptos que rigen las técnicas de dirección y gestión corporativas.

En la educación tradicional el control de la calidad de la gestión es un tema complicado, especialmente en el control y seguimiento de la gestión docente, el cual se simplifica muchísimo en el caso de la educación virtual, debido a que los proceso se ejecutan en línea y pueden ser revisados fácilmente peo requieren de la configuración de los informes de gestión, de los profesores y coordinadores de área.

Ventajas de la Educación Virtual

Entre las principales ventajas que ofrece la educación virtual, destacan las siguientes:

Ampliar la cobertura

La educación presencial por su propia naturaleza requiere que todo el proceso de enseñanza <=> aprendizaje se desarrolle en unas instalaciones ubicadas un área determinada, por lo que su cobertura se limita principalmente a los estudiantes que viven en localidades cercanas. La implantación de la educación virtual permite ampliar su área de influencia a todo el país e incluso a otros países con el mismo idioma, lo cual le confiere un aumento sustancial de la matricula y una mayor sostenibilidad

Utilizar los mejores docentes

Al no existir limitaciones geográficas ni horarios limitativos, las IES pueden invitar a profesores destacados para que impartan cursos sin tener que desplazarse de su sitio de residencia y sin que colidan con sus actividades y compromisos con otras Instituciones.

Mejora la Eficiencia

Se agilizan y facilitan los docentes, procesos administrativos y de comunicación, así como la gestión de supervisión administrativa y docente, disminuyendo costos, mejorando la eficiencia y la calidad de los procesos.

El Índice del Capital Humano: Una mirada desde lo social y lo estadístico.

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas.

En el pasado mes de octubre, en la isla de Bali (Indonesia), el Banco Mundial (BM) presentó un nuevo indicador del potencial de una sociedad denominado Índice de Capital Humano. Cerca de 30 países piloto están trabajando con el grupo de investigadores del Banco Mundial en enfoques estratégicos para transformar sus resultados en materia de capital humano.

Según lo expresa el BM, el capital humano consiste en los conocimientos, las habilidades y la salud que acumulan las personas durante toda su vida, y que les permite realizar su potencial como miembros productivos de la sociedad. Con el desarrollo del capital humano se puede poner fin a la pobreza extrema y crear sociedades más productivas. Para ello es necesario invertir en las personas (en su nutrición, atención de salud, educación de calidad, empleo y competencias).

El Índice de Capital Humano (HCI por sus siglas en inglés) pretende reflejar la productividad que tendría, en las condiciones donde vive un niño recién nacido, como trabajador futuro, comparada con la de esa misma persona si tuviera una salud plena y una educación completa y de alta calidad.

En total, se han analizado 157 países, en los que el BM ha estudiado la cantidad y calidad de educación que se ofrece a los niños, así como la tasa de mortalidad entre los menores de 5 años. También considera la tasa de retraso en el crecimiento entre los jóvenes (una medida que muestra cuán sano es un niño) y las posibilidades de que alguien al cumplir los 15 años viva al menos hasta los 60 (tasa de supervivencia adulta).

Se prevé que este proyecto ayudará a crear un espacio político para que los líderes de cada país prioricen las inversiones transformativas en el capital humano. El objetivo es avanzar rápidamente para lograr un mundo en el que todos los niños lleguen a la escuela bien nutridos y en condiciones de aprender, que tengan la expectativa de alcanzar el aprendizaje real en el aula, y que puedan ingresar al mercado de trabajo como adultos sanos, cualificados y productivos.

El costo de la inacción en lo que respecta al desarrollo del capital humano está aumentando. Sin capital humano, los países no podrán mantener su crecimiento económico, no contarán con una fuerza laboral preparada para los empleos de mayor cualificación del futuro y no podrán competir eficazmente en la economía mundial.

La Educación Remota de Emergencia no es Educación Virtual

El autor Edmundo Pimentel es estadístico, magíster en análisis de datos, docente, consultor e-learning, en gestión empresarial, en finanzas, en inversiones y en economía.

La educación es un derecho humano universal, que debe ser garantizado en todo momento y lugar, independiente del contexto y circunstancias, incluyendo las situaciones de emergencias. En los últimos meses este derecho se ha visto interferido por uno mayor como es el derecho a una vida sana.
A medida que la propagación del COVID-19 avanza en América Latina y el Caribe, los Ministerios de Educación de la región iniciaron un cierre progresivo de escuelas en los niveles preescolar, primario y secundario. También la Universidades se sumaron a esta medida. Para la primera semana de mayo, 23 países y 12 estados independientes de la región habían cerrado sus instituciones educativas, públicas y privadas. Como resultado de dicha decisión, cerca de 159 millones de niños fueron afectados, lo que equivale al 95% de los estudiantes inscritos del continente (UNICEF, 2020a).

Más recientemente, 1.500 billones de estudiantes en 191 países (UNESCO, 2020a), y alrededor de 60 millones de docentes (GTTF, 2020) han sido afectados por el cierre preventivo de escuelas ante el COVID-19. De forma inmediata, a nivel mundial, más de 365 millones de niños y niñas de la escuela primaria dejaron de recibir alimentación escolar (WFP, 2020).
La situación es aún más crítica en 27 países donde existen emergencias humanitarias y crisis prolongadas, en tanto 240 millones de niños, niñas y adolescentes, junto a 8 millones de docentes se están viendo doblemente afectados (Global Education Cluster, 2020) y los efectos secundarios sobre las poblaciones vulnerables podrían ser devastadores (World Vision, 2020).
Algunas estimaciones ya han alertado que entre 42 y 66 millones de niños y niñas podrían caer en la pobreza extrema como resultado de la crisis de este año (Naciones Unidas, 2020a). Asimismo, se ha proyectado que se pueden revertir los últimos 2 a 3 años de progreso en la reducción de la mortalidad infantil en un solo año y se espera que la desnutrición ascienda a 368.5 millones de niños en 143 países que normalmente dependen de los Programas de Alimentación Escolar para asegurar la seguridad alimentaria de niños, niñas y jóvenes (Naciones Unidas, 2020b).
Se ha señalado que la inactividad física, el acceso restringido a espacios al aire libre, la escasez de espacios interiores abiertos y un mayor tiempo frente a las pantallas debilitará de manera general el sistema inmunológico (UNESCO 2020f).

Implantar la Educación Virtual: Una decisión

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social, consultor de empresas en el área económica y educativa.

Si en su Institución Educativa se está pensando incorporar la Educación Virtual (EV) a la oferta educacional, sus pensamientos están en la dirección correcta. Una desafortunada decisión sería desechar esta tendencia, sin medir las consecuencias que generaría tal acción.

En los últimos meses, debido a la pandemia generada por el COVID-19, hemos aprendido sobre la importancia y necesidad de la educación virtual para atender eventualidades que no se pueden resolver con la educación presencial. El confinamiento y el distanciamiento social, fueron los impulsores de la adopción de la educación virtual por muchas Instituciones Educativas (IE).

Lamentablemente todavía muchas IE están indecisas y en muchos casos la implantación del EV se hizo en forma apresurada e incorrecta, generando resultados no deseados, por esta razón el dilema emergente no es si se incorpora o no la educación virtual a la oferta académica, sino ¿Cómo hacerlo en forma correcta?

Por lo general cuando se enfrentan nuevos retos se conoce la dirección correcta hacia la cual se deben enfocar las decisiones, el problema surge cuando tratamos de operacionalizar esas decisiones para construir el plan de acción, dado que en la mayoría de los casos existen varias opciones y no siempre se selecciona la correcta.

Aún seleccionado la opción correcta no se está exento de incurrir en costosos errores, es por ello que hemos redactado este artículo para orientar la configuración correcta del plan de acciones que conduzca a la implantación exitosa de la Educación Virtual. Para diseñar un plan de acción exitoso se debe tener presente lo siguiente:

  1. El diseño del Plan de Acción es una actividad que se debe desarrollar en equipo, bajo los preceptos del trabajo colaborativo.
  2. Las técnicas docentes que se aplican en la educación virtual difieren sustancialmente de las que se utilizan en la educación presencial.
  3. En el equipo de trabajo colaborativo es necesario contar con el apoyo de un experto en educación virtual.
  4. Es indispensable contar con el apoyo de la máxima dirección de la Institución, a la cual se debe mantener informada permanentemente.
  5. En la concepción y ejecución del Plan de Acción se generarán cambios estructurales en la organización, necesarios para atender los nuevos procesos que se derivan de incorporar la EV.
  6. La ejecución del Plan de Acciones es una magnífica oportunidad para revisar los pensa de estudios y actualizar los programas educacionales, así como los contenidos de cada asignatura.
  7. La educación virtual elimina las barreras geográficas que existen en la educación presencial para incorporar alumnos y docentes. Por esta razón los contenidos deben obedecer a concepciones internacionales.
  8. En la educación virtual, la importancia de las instituciones educativas no se miden por la magnitud del campus universitario, sino por la diversidad y calidad de la oferta educativa, así como por los reconocimientos internacionales.
  9. En la implantación del plan de acciones habrá fuerte resistencia por parte de docentes que no desean salir de su umbral de comodidad.
  10. El diseño del plan de acciones, su implantación y del sistema de indicadores de control de gestión, se debe efectuar bajo los mismos preceptos que rigen las técnicas de dirección y gestión corporativas.

Paso a paso, el procedimiento sería el siguiente:

Realizar una jornada de Planificación Estratégica Participativa, la cual tendrá doble propósito: En primer lugar hacer un refrescamiento de la Misión, Visión y Valores de la Institución, que incluye la revisión de su imagen corporativa. En segundo lugar formular los objetivos estratégicos, operacionales y tácticos de la incorporación de la educación virtual a su oferta de estudios. Los objetivos deben someterse a un análisis FODA y a partir de sus resultados formular las estrategias que permitirán alcanzarlos. De dichas estrategias se derivará el plan de acción y de este los presupuestos y finalmente los indicadores de control de gestión que permitan hacer el seguimiento de cada actividad.

  1. Revisión de los Programas de Estudios: Las Instituciones Educativas deben revisar sus planes de estudio con la mayor frecuencia posible, la incorporación de la educación virtual es una magnífica oportunidad para hacerlo. En esta revisión se podrán detectar asignaturas que deben suprimirse o cambiarse por otra más actualizadas o más necesarias para cumplir con los objetivos para los cuales se diseñó el pensum de estudios. La redacción de los contenidos debe ser clara y precisa, evitando ambigüedades y expresiones coloquiales o regionalistas, que a los residentes de otros países se les dificulte entender, se recomienda el uso de imágenes alegóricas para aligerar la lectura y mejorar la comprensión.

En este punto es necesario tener presente que en la edición de los contenidos, es necesario agruparlos en lecciones y por lo general cinco lecciones conforman un módulo de una semana. Al final de cada lección se recomienda insertar preguntas que permitan inferir el nivel de comprensión que tuvieron los alumnos de las lecciones. También se debe tener presente que en la educación virtual es necesario que los tiempos de lectura y su asimilación deben ser más laxos, se requiere al menos el doble del tiempo que se utiliza en la educación presencial. A la par del desarrollo de los contenidos se define el Plan de Evaluaciones, donde la retroalimentación oportuna es de gran importancia.

  • Detección de las Necesidades Educacionales: La moderna configuración de los modelos organizacionales de las Instituciones Educativas exige que haya un área de investigación dedicada a detectar las necesidades educativas empresariales y gubernamentales, así como de la sociedad en general y dicha investigación no debe circunscribirse a un área restringida, en virtud que la educación virtual no está limitada por fronteras geográficas. La detección de dichas necesidades educacionales posibilitará la incorporación de nuevas asignaturas a la malla curricular o incluso de nuevas titulaciones.
  • Apoyo de la Alta Dirección: La incorporación de la educación virtual a Instituciones Educativas tiene muchas ventajas que justifican plenamente su adopción, no obstante no está exenta de controversias que pueden obstaculizar su implantación exitosa, por ello es necesario asegurarse el apoyo de la alta dirección de la Institución antes de emprender el proceso que involucrará a toda la organización y que generará cambios importantes.

Uno de los pasos cruciales lo constituye le selección de la LMS (Learning Management Software) el cual es un sistema de gestión de aprendizaje, que simula el campus y el aula virtual, permitiendo la interacción vertical (Profesores → alumnos) y horizontal (entre alumnos). Esta plataforma tecnológica contiene una gran cantidad de aplicaciones que facilita la gestión docente y administrativa, así como su supervisión en línea. Los errores en la selección de la LMS son de consecuencias graves.

El diseño y la ambientación del campus y del aula virtual son importantes porque reflejan la imagen de la Institución, deben ser amigables para los usuarios, no estar recargado, tener colores claros y ser de fácil lectura. Uno de los aspectos más importantes las que las instrucciones sean breves y precisas, tratando de cubrir la mayoría de las dudas que se les puedan presentar a los usuarios.

  • Diseño e Implantación del Modelo de Gestión: La implantación de la Educación Virtual genera cambios importantes en los procesos operativos (docentes, administrativos y de mercadotecnia), los cuales a su vez repercutirán en la estructura organizacional.Los cambios más importantes se producen en la gestión de matriculación, al poder incorporar a estudiantes de diferentes países. Las comunicaciones, la promoción y el mercadeo, la coordinación académica, la supervisión de la gestión docente y administrativa, son las principales áreas de gestión que experimentarán cambios en su estructura organizativa.
  • Evaluación y Seguimiento de la Gestión: La gestión educativa es una disciplina que pretende fortalecer el desempeño de los planteles e instituciones educativos mediante la aplicación de técnicas, instrumentos de seguimiento y control. Se trata de una suerte de gestión educativa, en la que se intenta pensar el proceso educativo como un todo sistémico y organizado.

En la educación tradicionalel control de gestión es un tema complicado, especialmente en el control y seguimiento de la gestión docente, el cual se simplifica muchísimo en el caso de la educación virtual, debido a que los proceso se ejecutan en línea y pueden ser revisados fácilmente.

En caso que necesite más información o requiera aclarar algo expuesto en el presente artículo, puede escribir a [email protected]

El COVID 19 y la Comunicación

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, magíster en análisis de datos, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas.

La Infodemia del COVID19
La Teoría de la Comunicación estudia la capacidad que tienen algunos seres vivos de relacionarse con otros mediante el intercambio de información. Pretende explicar cómo los seres humanos pueden controlar su entorno mediante el recurso a la información e indica que las organizaciones deben designar a una persona para que durante las crisis, sea su único vocero.

La pandemia del COVID 19 ha copado todos los espacios de nuestra vida, en forma inusitada, acaparando conversaciones, debates, mensajes institucionales, titulares de prensa, advertencias en redes sociales y hasta bromas de dudoso gusto.

El mundo está conmovido y profundamente afectado ante lo atípico, inesperado e incierto de la situación ocasionada por la pandemia del COVID19, así como ante lo impredecible de los alcances económicos y sociales que esta crisis sanitaria generará. Según la ONG World Vision podría revertir 30 años de progreso en la reducción de la pobreza. La falta de certeza en la información a nivel mundial y los potenciales efectos mortales de este virus que ya alcanzó el estatus de pandemia, dispararon los temores y, por momentos, el pánico, así como la psicosis en la sociedad mundial.

Mientras que los científicos de todo el mundo se esfuerzan por encontrar una vacuna para el coronavirus, la ‘pandemia’ de desinformación que amenaza a nuestro planeta se vuelve más peligrosa que el mismo COVID-19. La ansiedad y la depresión causadas por pensamientos inducidos por el miedo a ser infectado, son cada vez más amenazantes para las personas. Los escenarios de desastres causados por la ignorancia y la creciente incertidumbre elevan el nivel de temor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñó el término infodemia, propuesto por el canadiense Gunther Eysenbach, para describir la propagación de la desinformación sobre el virus, que dificulta que la gente encuentre recursos fiables para obtener noticias ciertas a través de los medios tradicionales de comunicación, o en las redes sociales.

Uno de los efectos más nocivos del COVID-19 es la propagación virulenta de noticias falsas, ya sea por WeChat, WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter o Messenger, entre muchas otras redes. La desinformación se extiende de forma alarmante alrededor del mundo generando pánico, desinformando sistemáticamente a la población, produciendo desplomes en las bolsas de valores, al tiempo que los mitos y leyendas urbanas siguen creciendo.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, explicó recientemente que «Las mentiras flagrantes se extienden en Internet a un ritmo aterrador». Un análisis reciente encontró que más del 40% de las publicaciones sobre COVID-19, en una de las principales plataformas de redes sociales, fueron publicados por bots (programas automatizados disfrazados de personas).

Por otra parte, el coronavirus también ha paralizado el negocio de la publicidad, tanto digital como impresa. Y con ello el modelo de negocio de muchas editoriales, que se basa en la publicidad.

Según la Asociación Federal de Editores de Periódicos y Revistas (BDZV), «los ingresos por publicidad se están desplomando masivamente durante la crisis». Sin viajes, sin eventos, sin gastronomía, hay una parálisis total. En cambio, la desaparición de la prensa tradicional continúa y numerosas editoriales han introducido el trabajo a jornada reducida en vista de la pérdida de ingresos.

La transformación digital y la búsqueda desesperada de un modelo de negocio que funcione, ha sido un elemento constante en la planificación del sector de los medios de comunicación durante los últimos años. El esfuerzo financiero de los periódicos impresos es cada vez más costoso en vista de la disminución de la circulación y el aumento de los costos de impresión y distribución. Solo los medios de comunicación públicos se salvan de la crisis debido al modelo de cuota fija.

2.      El Análisis de los Datos

Los datos estadísticos sobre la pandemia del COVID19, no son 100% confiables, en algunos países dependen de las cifras oficiales emitidas por sus gobiernos e incluso se cuestiona a la OMS por sus vínculos de dependencia con China. Por otra parte no se tiene control sobre el número de test realizados y esta data adolece del defecto que una persona que resultó sana al día siguiente puede que no lo esté.

El dato duro  y más confiable lo constituye el número de infestados que fallecen, aunque también en este caso se ha generado controversia al considerar a personas que adolecían de enfermedades previas y que no resistieron el efecto del virus.

Sobre la base del número de infestados que fallecen, se construyeron la mayoría de los modelos de pronóstico que permiten estimar el número de infestados según el nivel de deterioro de su salud.

Cuando los medios de comunicación publican el número de contagiados por países o entidades geográficas para comparar los niveles de expansión del virus, comenten un importante error porque esos datos no son comparables, debido a que el tamaño de la población en esas entidades no es homogéneo. Para estos propósitos se debe utilizar el indicador: número de contagiados por cada cien mil habitantes.

El mercado post pandemia

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas.

En la actualidad al sector empresarial, en todas partes del mundo, lo acongoja una gran incertidumbre, acompañada de negros presagios, estimulados por una de las pocas certezas que se avizoran: la demanda disminuirá en al menos un quinto de su comportamiento previo. La mayoría  de los inversionistas y directores aún no reaccionan, se encuentran paralizados cual animal noctámbulo sorprendido por faros de alta potencia.

Además de la reducción de la demanda se esperan cambios en el patrón de consumo, los cuales son más difíciles de anticipar. Obviamente que unos sectores serán más afectados que otros, lo cual hace impredecible el efecto conjunto en términos de la reducción del PIB.

Así, en el sector automotriz la reducción de la demanda debería ser mayor que en el sector agrícola y en el sector agroindustrial como en el textil, para mencionar algunos emblemáticos, adicionalmente se anticipan cambios en el patrón de consumo. Por su parte, la mayor reducción del mercado se espera en el sector turismo, petróleo y construcción, en ese orden.

En los servicios, además del turismo, el sector bancario, el comercio, la salud y la educación deberán reestructurar su infraestructura y modelos de gestión a los efectos de disminuir costos y adaptarse al nuevo nivel de consumo y requerimientos de su clientela. La digitalización de los servicios le ofrece buenas oportunidades.

Hoy más que nunca es necesario tener presente los preceptos de la planificación estratégica y el uso de las herramientas gerenciales a los efectos de revisar los objetivos y las metas con los que se inició el presente ejercicio económico. La cooperación entre la empresas, la investigación de mercados y el benchmarking deben ayudar a configurar los escenarios sobre los cuales se realizarán los análisis FODA para ajustar los objetivos y metas, establecer las estrategias y configurar el nuevo plan de acción que derivará en la revisión de sus procesos y en ajustes presupuestarios.

Las empresas que aprovechen el actual confinamiento y la tecnología comunicacional para desarrollar sus jornadas de planificación estratégica participativa, serán menos afectada por los efectos de la pandemia del COVID 19, al tener mejor capacidad de reacción para ajustarse a los cambios del mercado.

Se sabe que las crisis generan oportunidades, el actual confinamiento representa una magnífica oportunidad para la realización de sesiones de planificación participativa a distancia y para la investigación de mercados. Si requiere apoyo para desarrollar cualquiera de estas actividades contáctenos en nuestro portal http:www.conafin.net o al correo: [email protected]

Objetivos y Estrategias de la Gestión Docente

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas.

Los orígenes de la educación se hunden en el tiempo hasta hacerse difusos, sus inicios coinciden con el de la civilización, cuando el hombre se hace gregario, pasando de hordas nómadas a pueblos y ciudades constituidos en múltiples formas de organización social, donde la mayor parte de los medios de producción y especialmente la tierra eran de propiedad común.
La educación va de la mano con la evolución del ser humano, la educación tiene su origen en las comunidades primitivas y se manifiesta cuando la vida del ser humano pasa de un estilo nómada a su establecimiento en forma sedentaria.

En los primeros objetivos educacionales se enseñaban los principios de la escritura, las ciencias, las matemáticas y la arquitectura. La mayor parte de la educación estaba en las manos de los sacerdotes. La educación también se centraba en la filosofía, la poesía y la religión, de acuerdo con las enseñanzas de Confucio, Lao-tse y otros filósofos.

En su evolución los cambios más importantes de la educación se han producido en la modificación de sus objetivos, los cuales inicialmente eran de corte religioso, político, militar y de formación para el liderazgo.

En la antigua Grecia la educación estaba reservada a las familias pudientes que pagaban a los maestros para que estos acudieran a sus casas a enseñar a sus hijos. Más adelante el sistema se popularizó y el maestro enseñaba a sus discípulos aprendices en su ¨tienda¨ en la calle, y al mecanismo de la enseñanza se añade el rigor de la disciplina que a menudo incluía los golpes. El muchacho iba a la escuela externa, que era la escuela del grammatikos y allí la educación física se desarrollaba fuera de clase, en el gimnasio mientras que la educación literaria, al menos la inicial, se desarrollaba privadamente con el pedagogo en casa.

Los fines de la educación han venido cambiando en función del contenido ideológico dominante en cada época. La educación actual tiene como objetivo principal permitir a las personas que desarrollen todas sus capacidades y talentos sin distinciones, es decir, que todas las personas evolucionen independientemente de sus condiciones evolutivas, personales, sociales y culturales.

Por un lado, uno de los objetivos primordiales de la educación actual consiste en formar personas independientes, capaces de razonar por sí mismas sin ayuda de nadie, capaces de resolver problemas de la vida cotidiana afrontando las dificultades y adversidades que nos plantea la vida y la sociedad.

A decir de algunos autores los objetivos generales de la educación incluyen: comprender y aplicar conceptos básicos de pedagogía que sirvan de fundamento para estructurar y planear acciones educativas con el objetivo de fomentar la participación responsable de los ciudadanos en el marco de la democracia.

En este marco conceptual Noam Chomsky sostiene que “Podemos preguntarnos cuál es el objetivo de un sistema educativo y por supuesto hay marcadas diferencias al respecto. Hay La tradicional que proviene de la Ilustración, que sostiene que el objetivo más alto en la vida es investigar, crear, buscar la riqueza del pasado, tratar de interiorizar las partes que son significativas para uno, continuar la búsqueda para comprender más a nuestra manera. Desde este punto de vista, el propósito de la educación es mostrar a la gente cómo aprender por sí mismos. Es uno mismo el aprendiz que va a realizar logros durante la educación y, por lo tanto, depende de uno cuánto podamos dominar, a dónde lleguemos, cómo usemos ese conocimiento, como logremos producir algo nuevo y emocionante para nosotros mismos y tal vez para otros. Ese es un concepto de educación, El otro concepto es, esencialmente, adoctrinamiento, algunas personas tienen la idea de que, desde la infancia, los jóvenes tienen que ser colocados dentro de un marco de referencia en el que acatarán órdenes, aceptarán las estructuras existentes sin cuestionar, etc.”

Más adelante Chomsky comenta: “Pasar los exámenes no se compara con buscar, investigar, dedicarse a temas que nos atraen y nos estimulan, eso es mucho más significativo que pasar exámenes. De hecho, si se nos da la oportunidad procurar ese tipo de carrera educativa siempre se recordará lo que se descubra. Un físico mundialmente famoso, aquí en el MIT, como muchos catedráticos daba clases a estudiantes nuevos; un estudiante le preguntó qué temas se iban a cubrir en el semestre y su respuesta fue: “No importa lo que cubramos, importa lo que tú descubras”. Y eso es correcto; la enseñanza debe inspirar a los estudiantes a descubrir por sí mismos, a cuestionar cuando no estén de acuerdo, a buscar alternativas si creen que existen otras mejores, a revisar los grandes logros del pasado y aprenderlos porque les interesen. Si la educación se hiciera de esa forma, los estudiantes sacarían provecho de ello, y no solo recordarán lo que estudiaron sino lo que usarán como base para seguir aprendiendo por sí solos. Y, una vez más, la educación está dirigida solamente a ayudar a que los estudiantes lleguen a un punto en que aprendan por su cuenta, porque eso es lo que van a hacer durante su vida, no sólo absorber información del exterior y repetirla.”

En el nuevo Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM) de la UNESCO se indica que se necesita una transformación profunda de la educación para desarrollar ese potencial y dar respuesta a los desafíos a los que se enfrentan en la actualidad la humanidad y el planeta.

“Es urgente que la educación avance más decididamente. De mantenerse la tendencia actual, la educación primaria universal en el mundo se conseguirá en 2042, el acceso universal al primer ciclo de la educación secundaria se alcanzará en 2059 y, al segundo ciclo de la educación secundaria, en 2084. Esto significa que habría medio siglo de retraso con respecto al plazo de 2030 fijado para los ODS.

Es necesario un cambio radical de la manera en que concebimos la función que desempeña la educación en el desarrollo mundial, debido al efecto catalizador que tiene en el bienestar de las personas y el futuro de nuestro planeta”, afirma la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova. “Ahora más que nunca, la educación tiene la responsabilidad de estar a la altura de los desafíos y las aspiraciones del siglo XXI y fomentar las competencias y los valores adecuados para avanzar hacia el desarrollo sostenible e inclusivo y la convivencia pacífica.

Los sistemas educativos deben garantizar que se dote a los alumnos de unas competencias y unos conocimientos que posibiliten la transición hacia unas industrias más respetuosas con el medio ambiente y encontrar nuevas soluciones para los problemas ambientales. Para ello también es necesario que la educación continúe más allá de la escuela, en las comunidades y los lugares de trabajo durante la edad adulta. Sin embargo, dos de cada tres adultos carecen de alfabetización financiera y solo el 6% de los adultos de los países más pobres asiste a programas de alfabetización.”

“Si queremos tener un planeta más verde y un futuro sostenible para todos, debemos exigir que nuestros sistemas educativos sean algo más que una mera transferencia de conocimientos. Nuestras escuelas y nuestros programas de aprendizaje a lo largo de toda la vida han de centrarse en perspectivas económicas, ambientales y sociales que ayuden a formar ciudadanos empoderados, críticos, conscientes y competentes”, señala Aaron Benavot, Director del Informe GEM.”

De lo expuesto en los párrafos precedentes se concluye que si bien los objetivos de la educación han cambiado bajo la inspiración de la evolución de la humanidad y en función del contenido ideológico dominante en cada época, es obvio que estos cambios no son suficientes e incluso que hay rezagos respecto al progreso tecnológico y se requiere mayor eficacia en los sistemas educativos.

Es imperativo que la educación se proyecte hacia la solución de los grandes problemas que amenazan la sobrevivencia de la especie humana. También es urgente que en los sistemas educativos se impartan competencias de nivel superior, acordes a la demanda de las economías en crecimiento, en las que las competencias necesarias para los trabajos cambian con rapidez y muchas se automatizan.

Además, se requiere mayor eficiencia en el gasto educativo, lo cual se puede lograr aprovechando en forma complementaria las ventajas de la educación virtual, que permite volver a llevar la educación a la casa de los estudiantes, sin necesidad de invertir en la construcción y dotación de edificaciones escolares, a la par que se incrementa la capilaridad del sistema educativo.

Si bien es cierto que en el foco de la educación se han producido cambios necesarios, pero no suficientes, en los métodos de enseñanza la situación es dramática y apenas recientemente se ha logrado erradicar en la mayoría de los casos “el rigor de la disciplina que a menudo incluye golpes y otros castigos”, pero no en su totalidad, dado que aún persiste esta práctica de algunos docentes.

El elemento más importante de nuestros sistemas educativos lo constituye el docente, pero paradójicamente también representa la traba más fuerte para la modernización de la metodología docente dirigida a aprovechar los avances tecnológicos de las últimas décadas. Muchos informes de la UNESCO revelan la falta de preparación de nuestros docentes latinoamericanos en el uso de las nuevas tecnologías, así como su escasa disposición para mejorar en sus actividades de enseñanza.

Además de su aversión al uso de las nuevas tecnologías, la mayoría de nuestros docentes desconocen las recientes metodologías pedagógicas, como son: El Aprendizaje Colaborativo, El Aprendizaje Basado en Retos, El Aprendizaje Basado en Problemas, El Auto Aprendizaje, El Método del Análisis de Casos, etc., pero sobre todo el tener siempre presente la importancia de fomentar la motivación del alumnado, ofreciendo contenidos retadores que capturen su atención y evitando ser facilista.

Si Usted es docente y se muestra escéptico sobre estas estrategias docentes, le sugiero participar en el diplomado virtual: Formación de Tutores Virtuales, que se imparte en el Centro de Estudios Virtuales a Distancia (CEVAD): www.cevad.net, donde en tres meses de trabajo intenso podrá corroborar la eficiencia y eficacia de estos métodos docentes, que seguramente cambiarán radicalmente su gestión como docente para impulsar el aprendizaje significativo.

Los Aspectos Técnicos en la Formulación de Proyectos de Inversión (Parte I)

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas.

El estudio técnico constituye la etapa de los proyectos de inversión en la que se analizan los diseños y criterios técnicos utilizados en la determinación del tamaño de la unidad productora de bienes o servicios, la ubicación geográfica, la selección de los medios de producción, los requerimientos de insumos y servicio, así como el diseño de la función de producción.

En la realización del Estudio Técnico se debe considerar los resultados previos del análisis del producto, el análisis del mercado y de la comercialización, los cuales tendrán influencia directa en la determinación del tamaño y la localización de la unidad productora de bienes y servicios. Los aspectos técnicos de un proyecto comprenden tres elementos básicos:

Ingeniería del Proyecto

  • Localización de la unidad productora de bienes o servicios
  • Tamaño de la unidad productora de bienes o servicios
  • La Ingeniería del Proyecto

Antes de pasar a detallar cada uno de los aspectos que comprende la fase de la Ingeniería de Proyecto en su etapa de formulación, se debe señalar que su objetivo primordial es llegar a diseñar la función de producción óptima, que mejor utilice los recursos disponibles en la elaboración del producto deseado alcanzando la mejor calidad y el mejor costo posible.

En la Ingeniería del Proyecto se analizan las principales opciones tecnológicas existentes para producir los bienes o servicios que se requieren, identificando la maquinaria y equipos de producción, así como las edificaciones requeridas, la superficie del terreno, la distribución de las edificaciones en el terrenos y de la maquinaria dentro de las edificaciones (lay out) los servicios públicos, el personal técnico y administrativo, la materia prima y otros insumos, así como las instalaciones necesarias para el proyecto.

Los aspectos que se relacionan con la ingeniería del proyecto por lo general son los que tienen mayor incidencia sobre la magnitud de las inversiones que deberán efectuarse a la hora de desarrollar el proyecto, así como en la determinación de los costos de producción. Los principales elementos que son considerados en la Ingeniería del Proyecto son:

  1. Selección de la tecnología a ser utilizada
  2. Descripción del Proceso Productivo
  3. Selección de la maquinaria y equipos requeridos
  4. Selección de los proveedores de maquinaria y equipos
  5. Especificación del terreno y de las edificaciones requeridas
  6. Identificación de los servicios públicos necesarios
  7. Especificación de la materia prima y del balance de materiales de cada producto
  8. Identificación de la mano de obra requerida
  9. Cronograma de ejecución y de inversiones

1.  Selección de la Tecnología

La tecnología  se ha convertido en un factor tan importante en las empresas y en nuestras vidas que muchos la consideran como el eje fundamental del crecimiento económico. El implacable avance de la tecnología se ha denominado «determinismo tecnológico», con lo cual se quiere significar que la tecnología determina el curso de la sociedad. En la década de los cincuenta la sociedad mantuvo una confianza excesiva en la tecnología como fuente de desarrollo económico y social, en la actualidad, en postura es más moderada, la considera como el motor fundamental del desarrollo económico, pero se sabe que  es una condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo social.

La selección de tecnologías inadecuadas, conduce a desarrollos no sustentables y puede ocasionar severos daños al medio ambiente o constituirse en pérdidas de empleos e inversiones. En otros casos se pueden generar incompatibilidades entre la tecnología seleccionada y la cultura predominante en la sociedad, lo cual se traduce en una fuente de inviabilidad para el proyecto.

Comúnmente existen varias opciones de tecnología para un proceso específico. Sin embargo, las decisiones sobre la selección del proceso y de la tecnología se relacionan y se entrelazan íntimamente, en la práctica ambas decisiones se toman en conjunto.

Los promotores deben de estudiar el proceso de operaciones a profundidad antes de seleccionar la tecnología. El administrador debe de evaluar sus características de rendimiento junto con las implicaciones económicas y administrativas.

La selección de la tecnología debe considerar la disponibilidad de insumos nacionales, combinándola con otros factores de recursos asequibles. Lo más recomendable es basar el proceso tecnológico en materias primas e insumos nacionales, para evitar el alto riesgo que significa el depender de suministros importados.

Las decisiones del diseño del proceso interactúan en cada una de las fases de decisión de la función de producción. Las decisiones de capacidad afectan el tipo de proceso seleccionado. El tipo de diseño del proceso a su vez afecta los trabajos disponibles y el tipo de fuerza de trabajo empleada. El proceso también afecta la calidad del producto, debido a que algunos procesos se controlan más fácilmente que otros.

Las decisiones relacionadas con la selección del proceso determinan el tipo de proceso productivo que se utilizará. Los promotores también deberán decidir si se organizará el flujo del proceso como una línea de alto volumen de producción o como un proceso de producción por lotes con bajo volumen.

En ocasiones se considera a la selección del proceso como un problema de distribución de equipo o como una serie de decisiones de relativamente bajo nivel, pero esto es un error puesto que la selección del proceso es, por el contrario, una decisión de naturaleza estratégica de la mayor importancia. Las decisiones sobre el proceso afectan los costos, la calidad, los tiempos de entrega y la flexibilidad de las operaciones.

Se entiende por proceso, las transformaciones que realizará el aparato productivo creado por el proyecto para convertir una adecuada combinación de insumos y materias primas en cierta cantidad de productos. Los procesos productivos son una secuencia de actividades requeridas para elaborar productos (bienes o servicios).

La descripción del proceso se facilita con ayuda de esquemas simples o diagramas de circulación que contribuyan a presentarlo en una forma más clara y precisa. Una forma de describir y analizar el proceso de producción es mediante el uso de diagramas de flujo de proceso, cuya simbología es la siguiente:

2.  Selección y Descripción del Proceso de Producción.

Una vez que se ha determinado cual debe ser el tamaño de la planta considerando las restricciones técnicas y económicas existentes, se debe seleccionar la alternativa de producción que más se adecue a las condiciones sociales y económicas del país o región donde se va a instalar la nueva unidad productora. Existen una serie de factores que deben considerarse en la selección del proceso productivo; entre los más importantes tenemos los siguientes:

  • Monto de la Inversión Requerida
  • Costos Unitarios de Producción.
  • Accesibilidad a la tecnología.
  • Mano de Obra especializada (Requerimiento y Disponibilidad)
  • Mano de Obra Total Requerida (Problemas laborales y generación de empleo).

Existe una tendencia generalizada en la selección de la tecnología, a relacionar el monto del capital invertido con la mano de obra (intensidad del capital). En los países desarrollados donde la mano de obra es costosa suele ser aconsejable la selección de tecnologías de elevado índice de capital. En los países donde hay excedente de mano de obra, en muchos casos no es recomendable un alto grado de automatización, dado que resultaría innecesariamente costosa y poco beneficiosa para esos países.

La descripción del proceso productivo consiste en describir como se efectúan las transformaciones a que es sometido un conjunto de insumos (en función de la tecnología seleccionada), para obtener uno o varios bienes. Estas transformaciones pueden ser sencillas o complejas; los insumos y el producto obtenido pueden ser tangibles o intangibles.

En general se considera que existen tres tipos de sistemas de producción, los cuales se diferencian por el volumen y las características de los productos elaborados. Seguidamente sed escribe en forma resumida cada uno de dichos procesos:

a) Proceso lineal.

Se caracteriza por una secuencia de operaciones lineal que se aplica para fabricar el producto o para dar el servicio. Las operaciones de flujo lineal se  pueden dividir en dos tipos de producción: masiva y continua.

Las de Producción Masiva son operaciones como las que se utilizan en las líneas de ensamble de la industria automotriz, mientras que las de Producción Continua, se refieren a las industrias de proceso como la industria química, del papel, fundiciones, cemento, etc.

Aunque ambos tipos de operaciones se caracterizan por tener flujos lineales, los procesos continuos tienden a estar más automatizados y los productos son más estandarizados. Las operaciones en líneas tradicionales son estrechamente eficientes, pero también muy inflexibles.

En los últimos años la nueva tecnología está haciendo posible que las líneas de ensamble sean más flexibles. Esto se logra mediante el uso de control computarizado y de la reducción de los tiempos necesarios para el cambio de equipo. Como resultado se obtiene una flexibilidad sustancial.

Las operaciones en línea solo se justifican en un número limitado de situaciones. Los requisitos generales son un alto volumen y un producto o familia de productos estandarizados. Sin embargo, las empresas deben  analizar con cuidado la decisión de usar operaciones en línea. Esta selección no debe basarse simplemente en la eficiencia. Deben considerarse otros factores como el riesgo de la obsolescencia del producto, la posible insatisfacción en el trabajo debida al aburrimiento.

 Ventajas:

  • Altos niveles de eficiencia
  • Necesidad de personal con menores destrezas, debido a que hace la misma operación

Desventajas:

  • Difícil adaptación de la línea para fabricar otros productos.
  • Exige bastante cuidado para mantener balanceada la línea de producción.
  • Se recomienda su uso cuando se fabricará un solo producto o varios productos con cambios mínimos.

b) Proceso Intermitente.

Se caracteriza por la producción de lotes a intervalos intermitentes. En estos casos tanto el equipo como la mano de obra se organizan en centros de trabajo. Un producto o un proyecto, fluirá, entonces solo a aquellos centros de trabajo que les sean necesarios y no utilizará los demás.

Debido a que utilizan equipos para propósitos generales y mano de obra altamente calificada, las operaciones intermitentes son poco flexibles para cambiar el producto o el volumen.

Los procesos intermitentes necesarios cuando se requiere mucha flexibilidad para manejar una gran variedad de productos y tamaños. Las instalaciones de transporte entre las operaciones deben ser también flexibles para acomodarse a la variedad de de insumos y a la gran diversidad de rutas que pueden requerir estos.

La producción intermitente será inevitable, cuando la demanda de un producto no es suficientemente grande como para utilizar el tiempo total de la fabricación continua. En este tipo de sistema la empresa generalmente fabrica lotes pequeños de una alta variedad de productos. El costo total de mano de obra especializada es relativamente alto; en consecuencia los costos de producción son más altos a los de un sistema continuo.

Una característica de los procesos intermitentes es que agrupan equipos similares y habilidades de trabajo parecidas. En contraste, el flujo lineal se denomina distribución por productos debido a que los distintos procesos, el equipo y las habilidades laborales se colocan en una secuencia de acuerdo a la manera en que se fabrica el producto.

Las operaciones intermitentes se justifican cuando al producto le falta estandarización o cuando el volumen es bajo. En este caso la operación intermitente resulta la más económica y tiene el menor riesgo.

Ventaja:
Se puede trabajar gran variedad de productos.

Desventajas:
Bajo nivel de eficiencia

  • Gran trabajo de planificación y control

 

c) Proceso Por Proyecto.

La forma de operaciones por proyecto se utiliza para producir productos únicos tales como una obra de arte o un edificio. Cada unidad de estos productos se elabora como un solo artículo. Estrictamente hablando, no existe un flujo del producto para un proyecto, sin embargo existe una secuencia de operaciones. En este caso las operaciones individuales o tareas se deben de colocar en una secuencia tal que contribuya a los objetivos definitivos del proyecto.

Este sistema de producción todas las tareas u operaciones individuales se realizan en una secuencia predeterminada. Estos procesos se caracterizan por su alto costo y por la dificultad que representa la planificación y el control administrativo, lo cual se debe a que con frecuencia es difícil definir un proyecto en sus etapas iniciales y podría estar sometido a un alto grado de cambio e innovación.

La forma de operaciones por proyecto se utiliza cuando hay una gran necesidad de creatividad y de conceptos únicos. Resulta difícil automatizar los proyectos puesto que solamente se hacen una vez; sin embargo, en ocasiones se puede utilizar equipos para propósitos generales con el objeto de reducir las necesidades de mano de obra.

Luego de haber seleccionado la tecnología que se ha de utilizar, se debe describir detalladamente el proceso productivo, identificando en cada fase, el equipo que interviene en dicho proceso, así como su capacidad de producción. Además se debe comparar las ventajas o desventajas del proceso o equipo utilizado respecto de otros similares.

3.   Selección y Especificación de los Equipos.

La selección de la tecnología y la del equipo son dos actividades que en la mayoría de los casos son interdependientes, dado que una condiciona a la otra. Frecuentemente, el costo de trasferencia de la tecnología es parte integrante de las condiciones de venta del equipo y es suministrada como parte integrante de las condiciones de venta del equipo, sin costos adicionales, ni otros tipos de convenios, es decir, al adquirir los equipos se tiene derecho a su know-how operacional.

En esta etapa hay que considerar dos aspectos importantes, el primero se refiere a la selección del tipo de equipo que se pretende utilizar y el segundo a la elección de un equipo específico dentro de la variedad de marcas que de ese tipo de equipo existen en el mercado.

En la selección del tipo de equipo que se utilizará en el proceso productivo se debe considerar una serie de factores, entre los cuales destacan los siguientes:

  • a) Naturaleza del Proyecto.
  • b) Escala de Producción.
  • c) Grado de Mecanización que las fases del proceso productivo permiten
  • d) Alternativa tecnológica de producción seleccionada.

En la escogencia de la marca del equipo, se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos:

a) Condiciones de Venta: Precios, facilidades de pago, condiciones de entrega y garantías de funcionamiento.

b) Conocimiento del Equipo: Se debe consultar que experiencias han tenido plantas similares con esos equipos, en qué proporción con respecto a otras marcas son utilizadas, garantías de suministro de repuestos y de mantenimiento, etc.

c) Normas de Construcción: Generalmente existen ciertas normas internacionales que se exigen deben cumplir los fabricantes de ciertos equipos, por lo que antes de escoger una determinada marca, es conveniente averiguar cuáles son las normas de fabricación que siguió el fabricante.

Obviamente que para realizar la selección de los equipos, debe disponerse de una lista exhaustiva de las máquinas, piezas e instalaciones que se requieren para desarrollar el proceso productivo. Así mismo, se debe preparar una lista de todas las piezas de recambio y herramientas (con sus respectivos precios) que serán requeridas para sustituir a las que sean afectadas por el desgaste operacional.

Por lo general se acostumbra a clasificar a los equipos en dos categorías: Equipos de Producción (se utilizan directamente en el proceso productivo) y Equipos Auxiliares, que comprenden las siguientes sub categorías: Equipos de Control de Proceso, Equipos de Climatización, Equipos Anti contaminantes, Equipos de Control de Calidad, Equipos Móviles y Equipos de Oficina.

En el caso de manejo de materiales puede ser lo que origine un mayor consumo de mano de obra o energía, y sobre todo, puede representar un porcentaje importante del tiempo total del ciclo de producción. Los objetivos que se deben buscar al hacer una selección de métodos y equipos de manejo de materiales son los siguientes:

  • Disminución de los tiempos de producción
  • Minimizar costos de movimiento de materiales
  • Lograr un flujo de materiales con riesgos mínimos
  • Lograr un buen control del flujo de productos
  • Minimizar las mermas de materias primas y productos por manejo y transporte
  • Aprovechar al máximo la capacidad de almacenamiento.

Para que estos objetivos puedan alcanzarse es necesario observar los siguientes principios:

  • Coordinar el transporte de materiales a través de toda la planta
  • Reducir a un mínimo el número de movimientos de material
  • Disminuir a un mínimo la trayectoria de transporte de materiales
  • Diseñar adecuadamente las facilidades de recepción, almacenaje y embarques
  • Usar la gravedad como fuerza de movimiento siempre que se pueda
  • Seleccionar equipo que sea flexible en su uso
  • Prever facilidades alternativas de transporte de materiales en áreas críticas del sistema de producción.

La selección tanto de los equipos de proceso, como de los relacionados con el manejo y transporte de materiales, dentro y fuera de la planta, servirá de base para el dimensionamiento y distribución de las áreas de proceso y almacenamiento. Asimismo sus dimensiones y el flujo del proceso servirá para ubicarlos equipos dentro de los edificios.

4.   Selección de Proveedores de Maquinaria y Equipos

La clave en la selección de los proveedores de un producto o servicio recae en la importancia de saber qué criterios utilizar para seleccionarlos, ya que se debe considerar el impacto tendrán sobre los productos o servicios que se ofrecerán y si este será un impacto positivo con la productividad, calidad y competitividad de la organización misma.

La primera etapa para la selección de proveedores es establecer una lista de las empresas que fabrican los diferentes productos acordes a las necesidades de las organizaciones para obtener información de dichas empresas.

Una vez se tiene la información de los proveedores, se procede a la selección de los más adecuados, tomando en cuenta los criterios seleccionados para poder reducir la cantidad de proveedores. Un punto recomendable es no tener a un solo proveedor, debido a que si esta falla la organización no se queda desabastecida.

Los principales criterios usados para la selección de los proveedores de la maquinaria y equipos requeridos, son los siguientes:

  • Referencias de otras empresas que hayan comprado a esos proveedores.
  • Normas de construcción seguidas para su fabricación de los equipos.
  • Eficiencia en el suministro de repuestos y piezas de desgaste.
  • Especificaciones técnicas de los equipos.
  • Vida útil.
  • Costo del mantenimiento.
  • Servicios post venta ofrecidos.
  • Garantías ofrecidas.
  • Precios de venta.
  • Tiempo de entrega.
  • Formas de pago.

5. Especificaciones del terreno y de las edificaciones requeridas

El tamaño del terreno estará determinado por la superficie de la construcción de edificaciones e instalaciones requeridas, así como espacios para estacionamiento, así como movimiento y almacén de materiales. También se deben considerar los retiros exigidos por las autoridades municipales y la topografía del terreno.

En el caso de las construcciones se deben analizar los tipos de edificaciones que se requieren, por supuesto, que las características de tales edificaciones dependerán de la naturaleza del proyecto, sin embargo, existen otros aspectos que influyen sobre ellas, tales como las exigencias que a este nivel plantean Organismos Oficiales, entre los que se pueden mencionar: Ingeniería Municipal, Ingeniería Sanitaria, Bomberos, Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Agricultura y Cría, etc. Adicional a lo anteriormente señalado, en todo proyecto de ingeniería, debe considerarse la distribución de las edificaciones en el terreno sobre el cual proyectan.

También se debe preparar un programa general de construcciones, a fin de determinar sus requerimientos en materiales, personal, servicios, etc. Por lo general se clasifican las obras en cuatro grupos:

1. Obras Preliminares:
  • Demolición y eliminación de construcciones existentes.
  • Nivelación y adecuación del terreno
  • Conexión a servicios de infraestructura.
2. Edificaciones:
  • Naves industriales.
  • Edificios de servicios.
  • Almacenes
  • Locales de Administración
  • Obras recreacionales
  • Comedor, cocina, etc.
3.  Obras exteriores:
  • Cercado y Portería de acceso.
  • Casetas de Vigilancia.
  • Jardinería y obras de ornamento.
  • Vialidad Interna
  • Iluminación
  • Estacionamiento
  • Muros de contención.

 

4. Obras Complementarias:
  • Obras para plantas de energía auxiliar.
  • Obras para equipos anticontaminantes
  • Pozo profundo para extracción de agua.
  • Viviendas para el personal, etc.

6.  Servicios Públicos Requeridos

Los Servicios Públicos son el conjunto de actividades reservadas o exigidas a las administraciones públicas por la legislación en cada Estado, desarrollados por un organismo estatal o una entidad privada bajo la regulación del Estado y que tienen como finalidad responder a diferentes imperativos del funcionamiento de la sociedad, y, en última instancia, favorecer la realización efectiva del desarrollo económico y social. Suelen ser servicios esenciales, ya que los costos corren a cargo de los contribuyentes a través del Estado (gasto público). Tienen una presencia especialmente significativa en los países de economía mixta que siguen modelos político-económicos como el Estado social o Estado del bienestar. A menudo suele ser tratado en los organismos internacionales como un elemento fundamental dentro del estado de bienestar.

Los servicios públicos más importante para el desarrollo de un proyecto de inversión son los siguientes:

  • Electricidad
  • Combustibles
  • Gas doméstico
  • Agua potable
  • Acueductos y alcantarillas
  • Disposición de residuos y desechos sólidos
  • Telefonía
  • Internet
  • Transporte de carga
  • Transporte de personas
  • Terminales, puertos y aeropuertos
  • Vialidad
  • Servicios bancarios
  • Servicios de recreación

7.   Logística de Materiales e Insumos.

Un aspecto relevante del proyecto lo constituye la logística de materiales e insumos, a través de la cual es posible contactar las posibilidades de abastecimiento de los principales productos o servicios que requerirá la planta que se proyecta instalar, así como las condiciones de suministro de dichos productos.

Uno de los aspectos preliminares consiste en clasificar las materias primas de acuerdo a su origen: Agropecuarios, Productos Marinos, Productos Minerales y Productos Industriales (elaborados o semielaborados).

Cuando la materia fundamental es de origen agropecuario, es necesario precisar un conjunto de aspecto de importancia fundamental en el desarrollo de proyectos, entre los aspectos más importantes se pueden mencionar los siguientes:

  • Cantidades disponibles y tendencia de la producción.
  • Productividad y precios del sector
  • -Estacionalidad de la producción y requerimiento de infraestructura para

Por otra parte, también se debe especificar los coeficientes de consumo de materia prima por unidad de producto elaborado, lo cual se conoce con el nombre de balance de insumo producto, balance de materiales ó balance de masas.

El balance de materiales junto con el programa de producción sirve para estimar el volumen de materiales que deberán ser utilizados en determinado periodo, así como  el costo de los mismos.

En la formulación del proyecto se debe establecer un balance de las cantidades requeridas de insumos, así como los, sub productos y desperdicios generados por cada producto. Para la elaboración de estos balances de materiales debemos conocer los coeficientes técnicos de consumo, la cantidad de subproductos y de desperdicios.

Se hace con el objeto de incluir datos sobre las relaciones técnicas de transformación de las materias primas e insumos diversos tales como productos finales, productos intermedios, subproductos y residuos. También para incluir datos sobre el consumo de energía utilizable durante todo el proceso productivo. Esta información aportará los coeficientes unitarios destinados a la cuantificación física y económica de los insumos en los procesos de producción.

Para elaborar estos balances, se requiere aplicar los coeficientes técnicos para cada etapa del proceso en conjunto. En estas etapas y operaciones se van mostrando las cantidades de cada insumo, así como las condiciones de presión, humedad y temperatura. El balance de materiales se puede presentar en forma de cuadro o bien incluirse en el diagrama de flujo del proceso.

El principio técnico que fundamenta este balance es el primer principio de la termodinámica o conservación de la energía. Esto es que la cantidad total de entradas es igual a la cantidad de salidas ya sea en desechos, subproductos, mermas, cambios en la forma de energía, productos finales, etc.

En el capítulo referido a los presupuestos de egresos, en la determinación del costo de la materia prima, se presenta con detalle la descripción y cuantificación del balance de materiales.

8. Mano de Obra Requerida

En el análisis de ingeniería se debe identificar la mano de obra requerida para lograr los objetivos del proyecto indicar la cantidad, calificación, modalidad de contratación, sueldo, beneficios. La mano de obra se clasifica de acuerdo a su actividad en:

a) Mano de Obra Directa:

Es aquella que interviene en la fabricación de los productos, manualmente o accionando las maquinas que transforman la materia prima y otros insumos en productos terminados. Al estimar las necesidades de mano de obra directa, básicamente es necesario determinar el número de trabajadores por turno de trabajo y el número de turnos de trabajo que tendrá la unidad productora de bienes o servicios. También es necesario especificar su nivel de calificación y actividad que desarrollará.

b) Mano de Obra Indirecta:

Es aquella que brinda apoyo a la función de fabricación de los productos, en labores de supervisión, inspección, mantenimiento, suministro, transporte y otros, pero que no manipula directamente los insumos para la producción de bienes. La mano de obra indirecta incluye personal para:

  • Supervisión
  • Empaque y embarque
  • Mantenimiento
  • Almacenes (materia prima, producto terminado)
  • Inspección
  • Control de producción
  • Control de Calidad.

El número de personas requeridas para cada una de estas áreas dependerá del tamaño y clases de organización; pero para determinarlo se deberá estimar la carga de trabajo aproximada necesaria para cada actividad de las mencionadas horas- hombre por turno.

c)  Personal de Administración y Ventas

En forma similar que en el caso de la mano de obra directa e indirecta, es necesario determinar el número de personas por cada actividad y turno que se ocuparán de las labores de administración y ventas. Entre los principales cargos que destacan en esta categoría ocupacional, destacan los siguientes:

  • Presidente
  • Vicepresidentes
  • Gerentes
  • Jefes de Departamento
  • Programadores
  • Asistentes
  • Secretarias
  • Recepcionistas
  • Mensajeros
  • Vendedores
  • Chóferes

d)     Cronograma de Ejecución y de Inversiones

En la fase de ejecución del proyecto, la ingeniería participa en las siguientes actividades:

  • Diseño y Supervisión de las obras civiles, tales como: Edificaciones, casetas, vialidad, pozos, cercas, etc.
  • Supervisión y dirección de las instalaciones industriales: Instalaciones eléctricas, hidráulicas, neumáticas, contra incendios, anti contaminantes, etc.
  • Supervisión y dirección de la instalación de la maquinaria y equipos requeridos en el proceso productivo.
  • Supervisión de la puesta en marcha.
  • Cuantificación de la mano de obra requerida.
  • Cuantificación de los servicios requeridos.
  • Cuantificación de la materia prima y otros insumos requeridos.

Un cronograma es la representación gráfica donde se detallan las funciones y actividades que se planifican para realizar un proyecto en un tiempo determinado, se representan mediante el uso de diagramas.

Hay diferentes formas de hacer la presentación de los cronogramas, pero siempre tienen que especificar las actividades o tareas que se realizarán, su secuencia, quien está a cargo de las mismas y su duración en unidades de tiempo. Es una secuencia detallada y cronológica de las actividades que se van a ejecutar para alcanzar los resultados programados. Se simboliza mediante un cuadro de filas y columnas, dentro de las filas y columnas registramos las actividades de manera detallada y cronológica.

d) Cronograma de Inversiones

Un cronograma es la representación gráfica donde se detallan inversiones requeridas en cada actividad distribuidas en unidades de tiempo, se representan mediante el uso de diagramas. Es una secuencia detallada y cronológica de las inversiones en cada actividades que se van a ejecutar para alcanzar los resultados programados. Se simboliza mediante un cuadro de filas y columnas, dentro de las filas y columnas registramos las actividades de manera detallada y cronológica, como se muestra en ejemplo siguiente:

El tamaño y la localización de la unidad productora de bienes o servicios se abordarán en un próximo artículo.

Para mayores detalles sobre la Ingeniería del Proyecto le sugerimos acudir al libro Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, del cual soy autor y donde se describe con mayores detalles este proceso.

Dicho libro está concebido para ser usado por estudiantes de esta asignatura y por profesionales que se desempeñan en esta disciplina. Recoge mi experiencia de más de 25 años como profesor de la asignatura Formulación y Evaluación de Proyectos en la Universidad Central de Venezuela, así como en el ejercicio profesional por un período similar, trabajando en instituciones financieras públicas y privadas o como consultor independiente, en el se corrigen algunos errores conceptuales de otras publicaciones.

El libro puede ser adquirido a través de Amazon en sus versiones digital o impreso con tapa blanda a precios muy accesibles: https://www.amazon.com/dp/B079ZYZRGN, también pueden cursar el diplomado con el mismo nombre, basado en este libro, el cual es totalmente virtual y está disponible en www.cevad.net

El Análisis del Mercado

El autor, Edmundo Pimentel, es estadístico, profesor emérito de la Universidad Central de Venezuela, investigador en el área social y consultor de empresas.

La investigación de mercados es un proceso que comprende las acciones de identificación, recopilación, análisis y difusión de información con el propósito de determinar la viabilidad de un proyecto de inversión o de mejorar la toma de decisiones en mercadotecnia.

El análisis de mercado es una herramienta útil para varias funciones entre las que destacan las políticas de marketing de una empresa, el plan de negocios o valoración de una empresa en operaciones y la viabilidad de un proyecto de inversión.

En el primer caso, Políticas de Marketing, los estudios e investigaciones tienen por objetivo conocer lo que la gente en general y los clientes en particular desean de un determinado producto, así como el precio que están dispuestos a pagar por él, la magnitud y calidad de la competencia, así como la distribución geográfica de dicha demanda y de la oferta existente.

Esta información es útil y necesaria para la conformación de la fuerza de venta (propia o contratada), asignación de fondos para publicidad, relación con distribuidores, políticas de inventario, definir el programa de producción de cada producto, fijación de precios, creación de nuevos canales de distribución, reorganización del cuerpo de ventas, y penetración de nuevas zonas de venta.

En los otros casos el objetivo fundamental de un estudio de mercado consiste en la cuantificación de las cantidades que de un bien o servicio una determinada comunidad estaría dispuesta a adquirir a un cierto precio, en contraposición con la magnitud de la oferta existente en el área de influencia de la empresa o proyecto.

En el caso de los proyectos de inversión, el estudio de mercado permite determinar la factibilidad de instalar una nueva unidad productora de bienes o servicios, mediante la determinación del mercado disponible para el proyecto[1]. Los resultados del estudio del mercado resultan útiles en las decisiones concernientes al tamaño y localización de dicha unidad productora.

En el caso de los estudios de mercadotecnia, el análisis del mercado se efectúa sobre la base de datos primarios obtenidos principalmente a través de las técnicas de muestreo, focus groups, entrevistas en profundidad, etc. En los estudios de nuevas inversiones, principalmente se recurre a datos secundarios, obtenidos de fuentes bibliográficas confiables y actualizadas.

En el presente artículo nos concentraremos en el estudio del mercado para proyectos de inversión. En este caso, la demanda del bien bajo estudio debe calcularse en unidades físicas y será una magnitud que depende de un conjunto de factores tales como superficie y la densidad poblacional del área bajo estudio, aspectos demográficos, económicos y sociales de la población radicada en el área de influencia[2], aspectos culturales y políticos de dicha población, y esencialmente de los precios de dichos bienes.

Por su parte, la oferta, que también debe cuantificarse en las unidades físicas de comercialización, estará representada por la cantidad de bienes y servicios que las unidades productoras, ubicadas en el área de influencia, estén en capacidad de producir. En este punto el investigador debe tener presente que la capacidad de producción no es equivalente, al volumen del a producción y cuando hay diferencias importantes entre ambas magnitudes, es muy esclarecedor determinar sus causas.

La cantidad de bienes y servicios que una determinada comunidad está dispuesta a demandar, debe ser comparada con la cantidad de los mismos bienes y servicios que están en capacidad de suministrar las unidades productivas, que atienden esa área geográfica. Un estudio de factibilidad económica debe ser prospectivo debido a que la vida útil de los medios de producción así lo exige, por tanto la demanda y la oferta deben ser proyectadas, por el período en que se el funcionamiento de la planta.

El resultado de dicha comparación, se le denomina mercado disponible para el proyecto. Si es negativo el proyecto es inviable respecto al mercado, con excepción de los casos donde se introduzcan innovaciones tecnológicas que conlleven reducción de los costos unitarios o que mejoren sustancialmente el grado de satisfacción del consumidor.

Si el mercado disponible es positivo, su magnitud debe ser comparada con las escalas de producción mínimas aceptables[3]. Si es menor a la mínima producción técnicamente aceptable, el proyecto es tecnológicamente inviable, excepto en el caso cuando el proyecto incorpora innovaciones tecnológicas. Si es mayor, se concluye en la viabilidad del proyecto desde el punto de vista de su mercado disponible.

El mercado disponible también debe ser comparado con el tamaño mínimo económico de las unidades productivas y las reglas de decisión son similares a la de la escala mínima técnicamente viable. En la gráfica siguiente se muestra un esquema del proceso de análisis del mercado.

El mercado disponible o atribuible al producto, se encuentra estrechamente vinculado al tamaño de la nueva unidad productora de bienes o servicios, ya que a través de su conocimiento y en base a consideraciones técnicas es posible definir la capacidad de producción que deberá tener la nueva unidad que se pretende instalar.

Como se indicó en párrafos precedentes, el estudio de mercado ayuda a determinar la distribución geográfica  de los consumidores y de los oferentes domésticos, lo cual unido al análisis de otros factores locacionales, posibilita establecer la ubicación óptima de un proyecto.

En lo referente a la comercialización, un estudio exhaustivo del mercado, revela las formas organizacionales actuales de la cadena que relaciona las unidades productoras con las unidades consumidoras, así como su probable evolución futura; este hecho ayuda a presentar propuestas sobre la forma en que se deben comercializar los bienes o servicios  que se proyectan producir.

En resumen podemos concluir que un estudio de mercado consiste en una cuantificación de la demanda y de la oferta de un determinado bien o servicio, todo ello referido a una región previamente definida. Dicha cuantificación debe efectuarse en las unidades en que se comercializa el producto y debe considerar los efectos que tendría sobre el proyecto las posibles variaciones de los factores económicos, políticos, jurídicos y sociales. En la determinación de la región geográfica que se considerará como área de influencia del proyecto, se considerarán las características intrínsecas del bien, tales como: peso, volumen y perceptibilidad, así como su valor comercial.

Los métodos para cuantificar ambas magnitudes en esencia difieren entre sí dependiendo de la naturaleza del bien, es decir, si es de consumo final, si es de consumo intermedio, o un bien de capital. Además deberán clasificarse en “bienes durables” y “en bienes no durables”.

La diferencia entre la demanda real de un bien y su  oferta doméstica es lo que se conoce bajo en término de: mercado disponible o atribuible. También se puede denominar “demanda insatisfecha” o “déficit de oferta”, si la diferencia es positiva; en caso de ser negativa se le denomina “saturación del mercado” o “superávit de oferta”. En el gráfico que se inserta a continuación se muestra en forma esquemática, el proceso de cuantificación del mercado disponible para el proyecto.

La cuantificación de la oferta doméstica comprende el análisis del sector productor, en el cual se especificará el número de unidades productivas, clasificadas según su tamaño y ubicación, su capacidad utilizada, personal ocupado, tecnología aplicada, calidad de los productos, posición en el ranking de ventas y presentación de los productos, así como la porción de la producción que se destina al mercado nacional y la que se destina a las exportaciones.

Dicho análisis debe incluir el estudio comparativo de las condiciones en las que se realiza la oferta, a los efectos de concluir sobre la estructura cualitativa del mercado, es decir si posee una estructura monopólica, oligopólica, monopsónica u oligopsónica.

También se debe incluir para cada empresa productora, el nivel de utilización de su capacidad instalada, así como su vinculación con otras empresas y posibles planes de expansión. En resumen, se debe obtener la información requerida para llenar cada una de las celdas que conforman el siguiente cuadro:

Los métodos para cuantificar la demanda los dividiremos en dos categorías: documentales y mediante entrevistas a los consumidores. En el caso de las investigaciones documentales, se considerarán tres sub-categorías dependiendo de la naturaleza del producto objeto del estudio: Bienes de Consumo Final, Bienes de Consumo Intermedio y Bienes de Capital. Por su parte los Bienes de Consumo Final se subdividirán en bienes durables y bienes no durables.

Las entrevistas también se pueden clasificar en dos categorías: Censos o Muestras, a su vez las muestras se subdividen en muestras opináticas y muestras aleatorias. En el esquema que se muestra a continuación se sintetiza la clasificación de los métodos para cuantificar la demanda.

En de la investigación documental se debe determinar a cual categoría pertenecen los bienes bajo estudio, es decir, se debe precisar si son bienes de consumo final de consumo intermedio o bienes de capital y en este último caso, de acuerdo a su naturaleza, clasificarlos en bienes durables y no durables.

La estimación de la demanda estará básicamente dirigida a la determinación del Coeficiente Técnico de Consumo, (CTC), el cual definiremos como la cantidad de bienes que en promedio regularmente consume un individuo de la población objetivo (consumo per cápita) durante un cierto período de tiempo. En el caso de los Bienes Durables, es necesario determinar adicionalmente la vida útil (VU) de dichos bienes. Estos coeficientes posibilitarán la estimación del consumo unitario de la unidad estadística bajo estudio y a partir de dicho consumo se podrá inferir la demanda total de la población en estudio. En el cuadro siguiente se indica los coeficientes requeridos por tipo de bienes:

Para cada una de las categorías de bienes y servicios existe una metodología que permite cuantificar el consumo per cápita a partir de las informaciones obtenidas de fuentes confiables. Estos procedimientos metodológicos están descritos con detalle en el libro Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, del cual soy autor.

Dicho libro está concebido para ser usado por estudiantes de esta asignatura y por profesionales que se desempeñan en esta disciplina. Recoge mi experiencia de más de 25 años como profesor de la asignatura Formulación y Evaluación de Proyectos en la Universidad Central de Venezuela, así como en el ejercicio profesional por un período similar, trabajando en instituciones financieras públicas y privadas o como consultor independiente, en el se corrigen algunos errores conceptuales de otras publicaciones.

El libro puede ser adquirido a través de Amazon en sus versiones digital o impreso con tapa blanda a precios muy accesibles: https://www.amazon.com/dp/B079ZYZRGN, también pueden cursar el diplomado con el mismo nombre, basado en este libro, el cual es totalmente virtual y está disponible en www.cevad.net


[1] Se determina mediante la diferencia entre la demanda y la oferta de dichos bienes o servicios en cada área geográfica de interés.
[2] Entendemos por Área de Influencia del Proyecto a cualquier zona geográfica, no importa su tamaño o extensión, en el que compradores y vendedores pueden comerciar con eficiencia un determinado bien o servicio.
[3] Hay procesos cuya escala mínima de producción aceptable o tamaño mínimo económico, exige un gran volumen de producción, el cual puede ser suficiente para satisfacer la demanda de varios países, como es el caso de la producción de agujas hipodérmicas.

La Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión

Los proyectos de inversión generalmente están relacionados con la producción de bienes y servicios que contribuyan a satisfacer las crecientes necesidades de la población. Sus promotores se ubican en el sector oficial y en el sector privado y en algunos casos en una acción conjunta de ambos, en lo que se ha denominado empresas mixtas. Para satisfacer las cada vez mayores necesidades de la población se requiere invertir grandes cantidades de dinero. Este hecho determina un problema básico de asignación de recursos para tratar de satisfacer las necesidades más apremiantes de los diferentes sectores poblacionales, con el objetivo de fomentar su crecimiento, eliminar la pobreza y redistribuir equitativamente el ingreso. El uso preferente de recursos económicos (recursos escasos o limitados) hacia un determinado sector de la sociedad, va en detrimento del desarrollo de otros sectores y por otra parte son ampliamente conocidas, las interrelaciones que existen entre los diferentes sectores de la economía, que requieren del fortalecimiento de uno o varios de dichos sectores como requisitos indispensables para impulsar el crecimiento de otros.
La formulación de proyectos económicos, es un método que ayuda a decidir hacia cuáles de los sectores en pugna y en qué cantidad, deben ser asignados los recursos económicos, en una forma conveniente a los objetivos de desarrollo de cada país o región. Es una actividad inter-disciplinaria, ya que en ella intervienen diferentes disciplinas como economía, estadística, investigación de mercados, investigación de operaciones, ingeniería de proyectos, contabilidad, finanzas, probabilidad (en la determinación del riesgo de la inversión) y otras. Esta disciplina es de origen reciente y se formalizó a partir del Manual de Proyectos de Desarrollo Económico, publicado por las Naciones Unidas en 1958 bajo la autoría del ingeniero Julio Melinik. La formulación de proyectos de inversión además de ser requerida por Organismos Oficiales, también es utilizada por inversionistas privados, sobre quienes descansa parte importante, de la responsabilidad de promover el desarrollo de dichos proyectos. En estos casos, los estudios pueden ser auspiciados y realizados por sectores empresariales, tomando en consideración el marco global definido por el Estado a través de sus normativas generales y sectoriales, así como las condiciones establecidas por los inversionistas para seleccionar los proyectos de tal forma que maximicen su rentabilidad y minimicen el riesgo inherente a la inversión. Para los inversionistas del sector privado la formulación de proyectos de inversión son una herramienta esencial que les permite jerarquizar sus oportunidades de inversión, en términos del rendimiento que generará y del riesgo que involucra cada proyecto. Este ordenamiento les posibilita establecer un nivel máximo admisible de riesgo para luego seleccionar los proyectos de mayor rendimiento con un riesgo menor o igual al máximo admisible. La tecnología de la información y las telecomunicaciones ha facilitado la aplicación de los preceptos de la formulación y evaluación de proyectos de inversión. Las personas interesadas en profundizar sus conocimientos en esta disciplina pueden hacerlo mediante la lectura del libro titulado: Formulación y Evaluación de Proyectos de Inversión, del cual soy autor. El libro está concebido para ser usado por estudiantes de esta asignatura y por profesionales que se desempeñan en esta disciplina. Recoge mi experiencia de más de 25 años como profesor de la asignatura Formulación y Evaluación de Proyectos en la Universidad Central de Venezuela, así como en el ejercicio profesional por un período similar, trabajando en instituciones financieras públicas y privadas o como consultor independiente, en el se corrigen algunos errores conceptuales de otras publicaciones. El libro puede ser adquirido a través de Amazon en sus versiones digital o impreso con tapa blanda a precios muy accesibles en: https://www.amazon.com/dp/B079ZYZRGN, también pueden cursar el diplomado con el mismo nombre, basado en este libro, el cual es totalmente virtual y está disponible en http://www.cevad.net
Translate »